¿Cómo optimizar tu asistencia a un Evento de Networking?

Los eventos de Networking se han puesto de moda en todos los sectores y cada vez son más las empresas y profesionales que los incluyen en sus agendas como parte de su estrategia comercial. 

 

Pero, ¿Qué significa exactamente hacer Networking?

 

Podemos encontrar múltiples definiciones, pero quizás la más acertada es aquella que lo define como una actitud comercial que permite la generación de contactos de valor entre profesionales. Esto es la creación de redes y lazos profesionales, agenda de contactos de calidad, referencias potenciales y cualquier otra sinergia que nos permita llegar a nuestros clientes objetivo y grupo de interés, potenciando nuestro posicionamiento y marca personal.

 

¿Networking Digital o Presencial?

 

La combinación de ambas sería la mejor alternativa.

 

El Networking digital es una práctica muy habitual en los medios sociales, concretamente en los profesionales. Gracias a ellos podemos contactar con los mayores influencers de nuestro sector, establecer conversaciones, grupos de debate, estar al día de las últimas tendencias y encontrar nuevas oportunidades de negocio. Linkedin, sin duda, es el ejemplo de referencia para ello.

 

El Networking presencial, es aquel que se practica en ferias, presentaciones, congresos, conferencias o cualquier tipo de encuentro relacionado con un mismo sector.

Conocer personalmente a profesionales que comparten tu misma actividad es de suma importancia, ya que genera confianza, visibilidad y credibilidad acerca de las marcas profesionales de cada uno. 

 

¿Cómo lograr el mayor Beneficio del Networking para tu Marca Personal?

 

Existen varios aspectos que cualquier profesional debe tener en cuenta antes de asistir a un evento de networking:

 

1- Define tu propia Estrategia de Actuación

 

Se trata de crear un hábito de asistencia procedimentado, estudiado y con claros objetivos.

Asistir a un evento de Networking debe ser parte de un plan para conseguir unos resultados determinados.

 

Por ejemplo, si decides asistir a una conferencia de un ponente que te interesa conocer, infórmate con antelación de los horarios, los contenidos a tratar, intenta contactar con este profesional a través de medios sociales felicitándole por su participación e informándole de que vas a asistir y estarías encantado de tener una pequeña charla con él/ella al terminar. De esta forma cuando llegue el encuentro, no será de forma fría sino que ya habréis intercambiado alguna conversación previamente.

 

Existen algunos eventos de networking con agenda abierta, que permiten reservar un cita con alguno de los participantes con el fin de presentar tu propia marca y establecer contactos interesantes.

 

2- Selecciona Adecuadamente los Eventos de Networking de Interés 

 

Una vez clara la estrategia, es importante realizar un estudio sobre el calendario de eventos de networking relacionados con tu área de actividad que se celebrarán en los próximos meses. No se trata de asistir a todo, hay que saber seleccionar aquellos que realmente nos pueden aportar contactos de valor y oportunidades profesionales.

 

No debemos olvidarnos que el tiempo que se dedica a la asistencia de este tipo de celebraciones suele ser considerable, por ello, pensemos en el coste que supone presentarnos a uno o varios eventos que nos nos aporten absolutamente nada.

 

Por ello, es importante una vez finalizado el acto, hacer una valoración con un feedback realista sobre lo que hemos conseguido.

 

3- Persigue solo Contactos de Calidad y Mantén un Seguimiento

 

Uno de los errores más comunes que se cometen en este tipo de eventos, es intentar entregar y captar el mayor número de tarjetas posibles, pero la realidad es que en la mayor parte de los casos, el 80% acabarán dentro de un cajón que no se volverá a abrir.

 

Por tanto, estudiemos bien qué tipo de participantes asistirán, quienes son, ¿los tengo como contacto en mis redes sociales? ¿pueden aportar valor a mi marca personal? ¿y yo a ellos?

Además de estas cuestiones, otro de los fallos relevantes, es no hacer un seguimiento eficaz de esos contactos que nos hemos llevado. Esto quiere decir, que si hemos conseguido conocer en persona y entablar conversaciones con algún posible cliente potencial y no mantenemos este contacto en el tiempo, nuestro esfuerzo inicial, no habrá servido de nada. Emails, redes sociales, visitas o cualquier otro tipo de acción orientada a estrechar relaciones, son fundamentales para recoger frutos.

 

Algunos profesionales se ponen como meta establecer al menos cuatro contactos de cada evento de networking al que asisten.

 

4- Practica la Escucha Activa

 

Una mala costumbre que tenemos los seres humanos, es que en muchas ocasiones cuando una persona nos está hablando, en lugar de prestar atención a lo que nos está diciendo, estamos pensando en la respuesta que le vamos a dar y en lo que realmente queremos decir. Esto no es escucha activa.

 

Pensemos que para que una relación profesional tenga éxito, debemos poner en práctica el modelo “win to win” en el que ambas partes salen ganando, ya que una de las claves de un evento de networking es el beneficio mutuo.

 

Por tanto, no vayamos solo con la idea de vender nuestra marca y servicios, sino que por el contrario, mantengamos la mente abierta y escuchemos lo que ciertas personas con perfiles interesantes pueden hacer por nosotros.

 

Aprovechemos la era digital en la que nos encontramos para practicar un networking de calidad.

 

¿Puedes aportar algún consejo más sobre Networking que te funcione?

Diana Pardo

Comunicación Servitalent